"Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización" Carl Sagan.


sábado, 21 de junio de 2014

Retos UFO-Ilógicos IV: osnis


Por alguna extraña razón, he estado algo ausente, aun teniendo en cuenta que tengo varios artículos con por lo menos dos series a terminar que aun les debo (la de mis filósofos favoritos, y ésta, sobre los principales casos de ovnis. También tengo pendiente una respuesta a las críticas que me hicieron veganos hace un tiempo, y una respuesta a las "observaciones" de Zugasti sobre la "ciencia de la raza"). Por todo eso pido una disculpa, no he tenido mucho tiempo para publicar, y el tiempo que he llegado a tener lo he desperdiciado en otras cosas.

Bueno, aclarados estos puntos, sigamos con esto. Desde hace un tiempo me ha llamado bastante la atención los casos de los denominados osnis (objetos sumergidos no identificados, para aquellos que no los conozcan). Si bien, podemos decir que un submarino enemigo no detectado durante una guerra, un tiburón ballena o un naufragio sin identificar se pueden catalogar como osnis, los ufólatras se refieren a estos como naves extraterrestres (ovnis) que prefieren pasearse por debajo de ríos, lagos y océanos. De hablar de ovnis en el espacio, ahora hablamos de ovnis en nuestras aguas.



Como les contaba, estos casos me han llamado la atención desde hace bastante tiempo, pero sobre todo por su poca difusión e investigación desde los círculos y asociaciones escépticas. Esto no sucede en cambio con los vendedores de misterio; buscar entradas de casos de osnis en internet es relativamente sencillo. La lista de casos de osnis que ofrece el sitio Water UFO, del piloto retirado y ufólogo Carl Feindt, es sencillamente impresionante, con casos que datan de los años 500 hasta llegar al 2013 (incluye sucesos que se podrían considerar destacables, como el avistamiento de Cristóbal Colón). Incluso en los archivos Klass, las referencias a los osnis son escasas. ¿Por qué los investigadores serios han dejado de lago los avistamientos de osnis? ¿Por qué casi no hay referencias de investigaciones críticas sobre el tema?

Para responder a esas preguntas, primero debemos plantear otras más que servirán como antecedente: ¿Qué son exactamente los osnis? ¿Qué pruebas respaldan los testimonios? ¿Existen explicaciones simples de origen humano o natural para estos casos? El término osni ya de entrada resulta ser sospechoso. El investigador Leopoldo Zambrano Enriquez afirma que el origen de este concepto se encuentra en la obra del reconocido charlatán Erich von Däniken, refiriéndose a todo un conjunto de avistamientos variados que van desde reportes de ovnis flotando en mares o ríos, hasta casos en los que objetos gigantescos salieron de forma inesperada de las profundidades despegando con altas velocidades hacia el espacio. Aceptar algo como un "fenómeno osni" es aceptar ya de entrada la existencia del fenómeno ovni (un punto que hasta ahora, a más de 60 años de investigación sobre el asunto, no hay razón válida para sostenerlo). Los osnis son ovnis que entran en el agua; los ovnis son naves de origen desconocido (presumiblemente extraterrestres) avistados en el cielo; por tanto, los osnis son una clase de avistamiento de ovnis algo poco común.

Dentro de la literatura ovni, las especulaciones sobre los extraterrestres y los océanos es bastante rica en imaginación, pero carente de cualquier evidencia. Varios temas recurrentes que los ufólogos presentan como auténticos enigmas (tales como el triángulo de las Bermudas, el mar del diablo y las conspiraciones que ocultan bases submarinas) suelen tener a los osnis como referentes comunes. Son pocos los casos que pueden considerarse como serios, y de estos, son aún menos los que pueden llegar a ser investigados ya que es usual que solo se cuente con testimonios sin evidencia que los respalden. Esto hace que estos casos se vuelvan imposibles de verificar o de refutar, de modo que se vuelven irrelevantes para determinar la existencia real de algún fenómeno. Es posible encontrar casos desconcertantes, pero debido a la falta de evidencias, lo más probable es que nunca podamos saber con certeza qué es lo que era avistado (lo cual no es excusa para asegurar que fueron alienígenas).

Por si fuera poco, como suele ser común en la ufología, es fácil encontrar casos exagerados a propósito. Ejemplo de ello es el caso de los ya mencionados avistamientos de Cristóbal Colón o el amarillismo de los pseudo-documentales como los que suelen pasar en The [Pseudo]History Channel. Colón ha sido siempre objeto de los vendedores de misterios; se ha llegado afirmar que la flota del descubridor de América fueron las primeras víctimas del triángulo de las Bermudas, ya que al llegar al Golfo de México, reportaron una serie de anomalías. Según los escritos del navegante, no muy lejos de encontrar por fin tierra, las brújulas no coincidían con la estrella polar; además, una noche se reportó el avistamiento de luces extrañas, presumiblemente hacia el horizonte, con la intensidad de una vela que se movían "de arriba hacia abajo." Aunque el escrito de Colón admite que no se descartaba la posibilidad de que fuera una señal de tierra, e ignorando el hecho que cuatro horas después se identificó con plena certeza tierra, cuando el caso fue dado a conocer por parte de History, se aseguró que Colón había visto emerger platillos voladores del agua, asustando a los tripulantes de las carabelas. Se asegura que Colón no pudo haber visto señales de fogatas en tierra, ya que las luces se veían en el horizonte.

Pero no hay una sola parte en los escritos de Colón que asegure que algo emergió de las aguas, y lo que es más, queda fuera de dudas que los tripulantes de las carabelas ya sospechaban que las luces fueran señales de tierra. La anomalía de las brújulas nos resultaría inexplicable si aún viviéramos en el siglo XV, pero hoy sabemos que las brújulas apuntan hacia el norte magnético, el cual no siempre puede ubicarse en la misma dirección del norte geográfico (que está alineado con la estrella polar). Si navegas por el océano Atlántico rumbo a América, te toparás con esto, ya que el norte magnético no se ubica igual en América que en Europa. Este dato no lo sabían Colón y su tripulación, pero hoy es un fenómeno bien conocido por los marineros.

La bioluminiscencia marina puede ser
el fenómeno causante de muchos avistamientos
de osnis.
Como vemos, algunos parece no importarles la rigurosidad cuando se trata de investigar casos que resultan "anómalos." Pero existen otros casos extraños que hablan de luces en el mar durante la noche. Resulta ser que casos de este tipo están bien documentados, pero tienen una explicación bastante terrestre. Lo que es más, no se trata de objetos de origen humano, sino de microalgas: las hemotalasias o marea roja. Las mareas rojas son manchas gigantes que se pueden mirar en las costas, causadas por la proliferación excesiva de microalgas. Este tipo de contaminación natural adquiere su color típicamente rojo debido, principalmente, a la presencia exagerada de algas rojas. Aunque hablar hoy en día de mareas rojas es algo común, lo cierto es que durante siglos fue todo un enigma. El conjunto de las microalgas causantes de este fenómeno son en su mayoría microorganismos dinoflagelados. ¿Pero qué tienen que ver estos organismos microscópicos con los casos de osnis?

La respuesta la podemos encontrar en una anécdota. El investigador de fenómenos paranormales y antiguo miembro de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica, Luis Ruiz Noguez platica que:
"...cuando leí a Vicent Gaddis y a Harold T. Wilkins me enteré que también había Objetos Submarinos No Identificados. Me parecían mucho más impresionantes las 'enormes ruedas luminosas' que giraban debajo de los barcos en el Océano Indico, que los puntos de luz que volaban por los cielos.
Una cosa es una rueda fosforescente, del tamaño de un barco, que pasa justo debajo de un navío, que es vista por su tripulación a tan sólo unos metros de distancia; y otra, objetos diferentes (en el límite de la resolución del ojo humano) a cientos o miles de metros de distancia. 
Luego los libros de William Corliss me indicaron que, en efecto, el fenómeno existía y que había sido analizado en revistas como Nature o Science. Y claro que hay una gran distancia entre esos libros de misterios y estas revistas científicas.
Fue hasta la facultad que supe el origen de este prodigio y con ello se hundió uno más de mis enigmas favoritos. El fenómeno se debe a la bioluminiscencia marina de diversos tipos de microorganismos dinoflagelados, como Gonyaulax polyhedra, que emiten esta luz al sentir una fuerza sobre su membrana celular. Esta fuerza puede ser generada por las mismas olas o por el paso de un barco."
Tal como Ruiz Noguez explica más adelante, estos mismos organismos son los que se encuentran relacionados con la marea roja. De hecho, la marea roja puede llegar a brillar por las noches. La bioluminiscencia es un fenómeno fascinante presente en varios tipos de organismos, tanto terrestres como marinos.

Los dinoflagelados pueden crear espectáculos increíbles como lo muestra este video (se antoja estar ahí disfrutando del suceso):


Si bien la bioluminiscencia "arroja luz" sobre algunos casos en apariencia misteriosos, en tiempos recientes algunos volvieron a tener a los osnis en la cabeza luego que se hicieran virales una serie de fotografía que mostraban un extraño fenómeno en las profundidades. A principios de 2012 el fotógrafo marino japonés Yoji Ookata publicaría su extraño descubrimiento: unos extraños círculos de arena con hasta 2 metros de diámetro. Las bellas y desconcertantes imágenes parecen recordar los fraudulentos círculos de cosecha de origen inglés.

Estos extraños círculos de arena dentro del mar desconcertaron
a más de uno cuando se dieron a conocer por un fotógrafo
japonés.
Mientras que se ha demostrado en variadas ocasiones que estos últimos son creaciones artísticas muy humanas, los círculos de arena, en cambio, presentan un grado de complejidad adicional: estos aparecen a varios metros de profundidad en las aguas japonesas. ¿Cómo podría ser que exista un artista, que es bromista, que bucea y que además es capaz de realizar complejas figuras con una elegancia impresionante? Si algo es resulta tan poco probable como explicar el fenómeno con alguna teoría extraterrestre, ¿no sería racional pensar en los osnis como una posibilidad? La verdad no (y de hecho, un bromista seguiría siendo mucho más probable que extraterrestres que bucean para hacer círculos en la arena de mar).

Buscando una explicación a este fenómeno, la cadena de televisión japonesa NHK decidió investigar el asunto. ¿Lo que se encontró? Ni extraterrestres ni humanos mega hábiles; los causantes de los círculos de arena no son otros más que los peces globo macho, capaz de crear estas figuras tan extrañas utilizando sus aletas. El pez globo macho crea los círculos con el objetivo de atraer hembras. Es decir, estas figuras son el resultado de una técnica de apareamiento en la que el pez macho incluso decora su dibujo con conchas blancas. Una vez que atrae a una hembra, estos se aparean en el medio del círculo para, posteriormente, depositar ahí mismo los huevecillos ya fertilizados. Este tipo de conductas puede verse en otras especies de animales (un ejemplo más es el pájaro jardinero), en las que el macho busca impresionar a la hembra con su creatividad creando complejas y atractivas estructuras.
Una investigación demostró que los autores de los
círculos de arena tienen branquias y son 100%
habitantes del planeta Tierra.

Los círculos de arena son estructuras impresionantes, pero de origen terrestre. Tal parece que no es posible hablar de algún caso verdadero de avistamientos osni. Como hemos visto, mientras algunos se reducen a la evidencia anecdótica volviéndose irrelevantes con algo de especulación y amarillismo, otros pueden tener explicaciones en fenómenos inusuales de los océanos, pero igualmente de origen natural no extraterrestre. Esto, desde luego, no significa que no puede ser posible que existan bases extraterrestres submarinas con habitantes que navegan por todos los mares en sus naves espaciales-submarino que nosotros identificamos como osnis. No significa que no sea posible, pero el que sea posible tampoco significa que sea lo que ocurre en realidad. Existen bastantes razones para pensar que los osnis, igual que todo el fenómeno ovni, es más un fenómeno cultural, algo que está presente en nuestras creencias, no en nuestros mares. Esta tal vez sea la razón por la que los escépticos no prestan mucha atención a estos casos.

SI TE INTERESA ESTE TEMA

*La entrada "Osnis", de Wikipedia en español ofrece enlaces de interés sobre el fenómeno.

*El artículo "OSNIs: Objetos Sumergibles No Identificados", de Adrián Alauzis, publicado en el diario El Barrio Online.

*Las entradas "Bioluminiscencia marina" y "Las mareas rojas y luminiscentes", en el blog Marcianitos Verdes, de Luis Ruiz Noguez, ofrecen explicaciones de excelente calidad sobre los mecanismos de la bioluminiscencia marina, junto a videos que muestran este bello espectáculo natural.

2 comentarios:

  1. me parace muy buenas tus investigaciones. en lo particular a mi me gustan los temas de ovnis, osnis etc. etc. y si, si creo que hay vida en otras partes del universo, yo se que no hay evidencia 100% confirmada pero seria muy egoista decir que somos los unicos. relacionado a este tema me ubiera gustado mas que hablaras sobre lo que encontraron unos caza tesoros en el mar baltico a ver que te parece y estare leyendo la publicación.

    hablando de evidencia, me gustaria que tambien hablaras sobre lo que paso en nuremberg alemania el 4 abril de 1561, por favor, para tenerme aqui pegado.
    gracias y buena pagina sigue asi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. A mí también me fascinan estos temas. La ufología es de mis pseudociencias favoritas (http://elescepticodejalisco.blogspot.mx/2013/03/mis-tonterias-favoritas.html ). Ojo. el que la ufología sea una pseudociencia y que los casos de ovnis tengan explicaciones más "terrenales" y simples, no significa que no pueda haber vida en otros planetas.

      Me parece bastante probable que la haya (sin embargo, es menos probable que exista vida inteligente y aún menos probable la vida civilizada con tecnología avanzada), pero de ahí no se deriva la idea de que los extraterrestres nos hayan visitado en algún momento de la historia. Creo que puede haber vida extraterrestre, pero no he encontrado razones ni evidencias para asegurar que estos alguna vez hayan llegado al planeta Tierra. De todo esto también he hablado: http://elescepticodejalisco.blogspot.mx/2012/04/dice-el-necio-en-su-corazon-no-hay-et.html

      Por cierto, tengo planeado después un Retos UFO-ilógicos sobre ovnis en la antigüedad, pero desconozco de los casos que mencionas, así que siéntete libre de compartir algún enlace.

      Eliminar

Para consultar más rápido